La gente le mira un poco raro. Es que Luis no se comporta como los demás cerdos. Luis está sentado y descansa sus cuatro patas en el aire. ¿A qué espera? No está muy seguro. Lo que sí sabe con certeza es que, mientras los demás se mofan con sus hocicos en la tierra, él es el único que puede ver las estrellas de noche.

Su poeta favorito lo explicaba de una manera muy sencilla con estas palabras: “y a las personas no hay quien las entienda… Será que a lo mejor les resulto tan extraño ¡si! como ellos lo son para mi”… bueno vale, no era su poeta favorito era un cantante que decía muchas tonterías y muchas cosas sabias. Sólo los que le escuchaban atentamente podían distinguir unas de otras.

Luis es una hucha de barro muy sencilla pero sabe escuchar. Él escucha, procesa y actúa en consecuencia. Y puede que por eso Las Consecuencias sean para él mejores que Flamingos… pero puede que Luis simplemente sea  una de esas huchas de cerdito que no podía conformarse con ir detrás del rebaño haciendo cosas normales de huchas de cerdito. Luis necesita sentirse una hucha de cerdito especial cada día de su vida,  por eso no ve la tele sino que observa las estrellas. Son ellas las que le inspiran para buscar metas diferentes… a ellas les dará las gracias el día que reciba la estatuilla dorada.. y es a ellas a quien se debe culpar de que Luis sea como es: especial

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>